↓

Javier García: 'Hemos descubierto una forma de incorporar poros más grandes a catalizadores para que más petróleo se transforme en combustible y reducir emisiones de CO2'

20-dic-2016

El prestigioso químico, del Laboratorio de Nanotecnología Molecular de la Universidad de Alicante, ha participado en el ciclo de divulgación 'Una Comunitat amb ciència'
Javier García: 'Hemos descubierto una forma de incorporar poros más grandes a catalizadores para que más petróleo se transforme en combustible y reducir emisiones de CO2'

Fabricar catalizadores más eficientes para la generación de gasolina y diésel, y además que cuiden el medio ambiente. Es una de las principales líneas  que desarrolla el investigador alicantino Javier García Martínez  en el Laboratorio de Nanotecnología Molecular de la Universidad de Alicante y que ha compartido en una conferencia del ciclo 'Una Comunitat amb ciència'.   

 ¿Cuando surge su vocación por la ciencia? 
 
Mis padres me cuentan que desde que era muy pequeño me gustaba desmontarlo todo para volver a armarlo, pero nunca de la misma manera. Mi familia sufrió con paciencia mi vocación temprana por la experimentación. Compraba productos químicos en una droguería cercana a la casa de mis padres. Con el tiempo, mi habitación se convirtió en un laboratorio casero repleto de todo tipo de sustancias químicas.
 
La Universidad añadió estudio y rigor a mi vocación. Allí conocí a personas a las que admiro, de los que tanto aprendí y hoy son mis compañeros. También fue en la universidad donde oí hablar por primera vez de mis grandes héroes, de Dimitri Ivanovich Mendeleev, de Antoine Lavoisier, de Linus Pauling, de Michael Faraday y de Marie Curie.
 
 Su campo de acción es la nanotecnología, ¿en qué consiste?
 
En general se dice que la nanotecnología consiste en hacer las cosas muy pequeñas. En realidad no se trata de eso. La  verdad es que la nanotecnología consiste en hacer las cosas nuevas. Y es que lo más interesante que ocurre cuando los materiales tienen apenas unos nanómetros no es que sean muy pequeños; lo realmente interesante es que se comportan de forma totalmente distinta. El oro se vuelve rojo y el carbón deja de ser negro y frágil para convertirse en transparente y más duro que el acero. Y estas nuevas propiedades son la base de innumerables aplicaciones y de nuevas oportunidades de negocio. La nanotecnología añade más colores a la paleta del científico porque con los mismos materiales ahora podemos hacer muchas más cosas.

¿Cómo se aplica a los hidrocarburos?

En las refinerías el petróleo se transforma en combustibles (como la gasolina y el diésel) y en muchos compuestos que se utilizan como materia prima en química. Estas transformaciones se llevan a cabo utilizando catalizadores, que son sustancias que se añaden a una reacción para que ocurra de forma más rápida. El problema al que nos enfrentamos es que los catalizadores actuales tienen unos poros tan estrechos que buena parte de las moléculas que forman parte del petróleo no pueden entrar en su interior -donde deben transformarse- y en su lugar producen residuos y CO2. Nosotros hemos descubierto una forma de incorporar poros más grandes a estos catalizadores con lo que ahora mucho más petróleo se transforma en combustibles y productos útiles a la vez que se reduce notablemente la generación de residuos y las emisiones de CO2.

 ¿En qué nuevos trabajos y retos está investigando su equipo?
 
En el Laboratorio de Nanotecnología Molecular de la Universidad de Alicante trabajamos en la aplicación de la nanotecnología a la generación de energía. Como decía anteriormente, una de nuestras líneas de investigación es la fabricación de catalizadores más eficientes para generación de gasolina y diésel. Es muy probable que sigamos utilizando estos combustibles en los próximos años y por lo tanto es fundamente que lo hagamos de forma que se genere la menor cantidad posible de residuos y de CO2. También trabajamos en la producción de biocombustibles como alternativa a los combustibles fósiles. Otra línea de investigación en la estamos trabajando es el almacenamiento de hidrógeno para que éste pueda utilizarse como alternativa a los combustibles actuales ya que sólo genera agua como residuo. Y finalmente, estamos trabajando muy intensamente para mejorar la eficiencia de las celdas solares para que esta fuente de energía renovable pueda competir con otras más contaminantes.
 
Además de científico, usted es también fundador de una empresa que nació en la universidad. ¿Podría comentarnos cómo podría favorecerse la transferencia de conocimiento y de tecnología desde la universidad?
 
Hoy en día es posible estudiar en la mejor universidad del mundo desde cualquier lugar. Las universidades más prestigiosas han puesto todas sus clases en internet, y algunas de ellas incluso dan títulos oficiales a aquellos que superen sus cursos online. Por eso es tan importante que las universidades añadan valor al hecho de estar en el campus, por ejemplo apostando por la investigación de excelencia y el emprendimiento. Estas actividades no pueden hacerse de forma remota y son muy útiles para atraer a los mejores estudiantes. Además el emprendimiento desde la universidad nos beneficia a todos porque acorta el tiempo que pasa desde que se realiza un descubrimiento científico hasta que está al alcance de todos. No olvidemos que algunas de las empresas más importantes del mundo las han fundado jóvenes universitarios en los últimos años.